Fasenuova, la música como búsqueda de la libertad

De todos los pocos reductos existentes a lo largo de la geografía peninsular se encuentran pocos rincones en los que el ejercicio de sonidos avanzados e industriales se sigan practicando manteniendo su esencia, esa fuerza con la que surgieron en su día, una manifestación contracultural que rompió todos los esquemas y cánones de lo que se había concebido siempre como música, para algunxs era inaceptable tratar el ruido como una nueva forma de expresión artística, para otrxs fueron unas puertas que abrieron un camino que jamás habrían podido imaginar. Centrándonos en esta cuestión no deberíamos pasar por alto las figuras más representativas de la época, unas semillas que arraigaron en la tierra y que años después han terminado dando sus frutos, hablamos de figuras tan míticas como Esplendor Geométrico o Macromassa, por citar algunos de los más conocidos, pero lo que nos ataña a continuación es uno de esos frutos que dieron las semillas de los anteriormente citados, hablamos de Fasenuova, una de las bandas actuales más importantes en lo referente a sonidos oscuros, minimalistas, fríos e industriales. Sus dos miembros, Roberto Lobo y Ernesto Avelino, ya comenzaron su andadura a principios del presente milenio con su primera formación conjunta, Goodbye, previamente Ernesto también había militado en bandas menos conocidas como Etica Makinal, a mitades de los 80, y Hegemonía en los 90. Todo ello son curvas, trazos, elevaciones y descensos que han dibujado el camino para llegar a lo que es Fasenuova en estos momentos, una banda que ha hecho madurar esos frutos remarcando sus orígenes, el sabor de esa semilla que ha ido evolucionando y que arrastra un pasado musical muy a tener en cuenta. Aprovechando el paso de la banda por la segunda jornada del Ciclo Edita, dedicada concretamente a Humo (nueva encarnación de Discos Humeantes), planteamos una serie de preguntas al dúo de Mieres acerca de su proyecto, su nuevo disco, la música y su forma de verla en general.

Fasenuova&OM_byFium_7

Roberto Lobo y Ernesto Avelino junto a Oscar Mulero, encargado de la mezcla y la producción del nuevo disco

Desde que empezasteis hace unos años hasta ahora, se ha podido apreciar una cierta evolución, la primera etapa con una electrónica industrial más primitiva y dura que hacíais en vuestros comienzos, incluso con otras formaciones, ese sonido ha ido evolucionando hacia unas canciones más frías, ritmos más elaborados y variados con letras más poéticas, todo en la cresta de una especie de nueva ola fría contemporánea según algunos medios. ¿Esto es una necesidad imprescindible para vosotros como artistas? Me refiero a cambiar el formato de vuestro discurso transmitiendo el mensaje de una forma más sutil ¿Puede que con los años la tendencia ha sido abusar del ruido sin haber presencia de trasfondo alguno?

Ernesto: Más que una pretensión es algo que ocurre en una realidad, es principio de realidad, evolucionas como cualquier otro ser humano. Y en nuestro caso, lo comentamos siempre, no podemos seguir haciendo lo mismo que estábamos haciendo hace 15 años, o lo que hacía yo con las radios cuando era un crío. Todo es más sencillo de lo que parece, uno tiene la necesidad de hacer música, no de decir una cosa u otra, simplemente lo vas haciendo y vas evolucionando.

¿Es el ruido una forma de recuperar una postura agresiva que ha ido languideciendo en otras músicas como el rock n roll o el punk? Un espíritu subversivo más potente y transgresor en la sociedad.

Ernesto: Desde luego la sociedad en la que vivimos no nos gusta ni a Roberto ni a mí, y esto lo hablamos constantemente. Quizás somos agresivos, pero cuando estoy en el escenario no siento esa agresividad como algo que tengo que transmitir, quisiera decir que realmente me sale y es algo más natural e instintivo, al menos quiero pensar eso.

Pude fijarme cuando escuché “Siempre Siempre”, primer adelanto de “Aullidos Metálicos” (Humo, 2016)  que las voces dejaban de tener ese protagonismo que tenían en los discos anteriores. Un poco la vuelta al principio de Fasenuova donde las partes instrumentales tenían más fuerza. ¿Sigue el resto del disco esta línea?

Roberto: Bueno, esa es una de las facetas de las muchas que tiene el disco. Tiene otras canciones que son más pop incluso, bueno…

Ernesto: Pop experimental.

Roberto: Exacto, a lo que nosotros llamamos pop dentro de nuestros baremos (risas). Y otras canciones que son incluso más duras, hay varias facetas distintas.

Ernesto: El disco es un conjunto concreto que es identificable de principio a fin como tal, no es una colección de canciones, es más cerrado conceptualmente, pero también tiene algunas variaciones y varios tramos más instrumentales.

Realizáis un ejercicio que durante largos años ha permanecido en la sombra, quiero decir, toda esa vertiente de la música industrial nacional y de los países próximos siempre ha quedado oculta en un segundo plano condenando al olvido algunas bandas interesantes. ¿Cuáles serían vuestros referentes en ese sentido?¿Aquellos que os impulsaron a empezar a hacer música y a cacharrear con máquinas?

Ernesto: En mi caso Trobbing Gristle, Witehouse, Esplendor Geométrico… Todos ellos me influyeron mucho y me cambiaron la forma de ver la música, el arte, quizás hasta la vida.

¿Y tú Roberto?

Roberto: Lo mismo también. Bueno hay más, eso por supuesto, nunca puedes llegar a saber cuántos grupos son referentes inconscientes en lo que haces.

Ernesto: The Residents también.

Roberto: Claro, o Kraftwerk, aunque no se note, muchas cosas son referentes, incluso el jazz, John Coltrane o Miles Davis para mí son referentes importantes, aunque no se perciban. Pero al fin y al cabo lo que hacemos es bastante más simple, tenemos unos determinados instrumentos y hacemos música con ellos. Y son esos propios instrumentos los que a veces dan a entender las diferencias, aprovechamos lo que tenemos y durante mucho tiempo con pocos instrumentos hicimos muchas cosas.

Ernesto: Es por eso que se parece también a su vez a otras músicas, son los mismos instrumentos que esos referentes gastaban.

Roberto: Exacto, al escuchar esas músicas conocimos otros timbres, otros sonidos, otras formas de emitirlos, utilizarlos y manipularlos. Una persona porque se compre una guitarra no significa que vaya a hacer Chuck Berry, es por eso que los mismos instrumentos a veces dan a entender que hacemos una especie de homenaje a esos referentes que también hacían uso de ellos, pero no es así.

Ernesto: Y luego a la vez sí que nos influyeron, pero no estamos buscando seguir su estela, a mí lo que me enseñaron esas bandas es a que nos intentáramos expresar por nosotros mismos, no a que nos copiáramos sino que encontráramos nuestro propio lenguaje a base de tocar, ensayar, hablar, leer, ver cine, escribir y estar atento al mundo, a la literatura, a la música, a la pintura… Eso es lo que nos va llenando, a parte de las cosas que nos pasan en la vida porque somos seres humanos.

FASE PORTADA 72ppp

portada: ÍGOR CASAYJARDÍN

¿Cómo se percibe ese cambio de estar tocando para los locos del pueblo, como ya dijisteis en Mapa Sonoro hace unos años, a que ahora haya más gente que os escuche, disfrute y que valore vuestra música a pesar de ser un público no muy vinculado a músicas industriales o experimentales por lo general? Nos estaremos volviendo locos posiblemente, ¿eso es buena señal no?

Roberto: Bueno, como decías tú al principio, dentro de lo que hacemos hay evoluciones y con el tiempo nacen canciones que podría disfrutar cualquiera. No tocamos para un público específico, de un género concreto. Al principio cuando estábamos en Goodbye sí, eso era noise, completamente.

Sí, la gente con el paso del tiempo ha dejado de estar tan encasillada en determinadas subculturas ¿A qué crees que se debe todo esto? Esta apertura de mente del público o incluso la desaparición de las subculturas tal y como se habían concebido hasta ahora, aunque esto quizás suena un poco radical.

Ernesto: Sí, eso era lo que te quería decir, es por internet, en definitiva el fácil acceso a la cultura.

Roberto: Antes la gente se diferenciaba comprando discos, vistiendo la ropa… Costaba mucho conseguir todo eso, necesitaba mucho más tiempo y dedicación. Hoy en día es todo más rápido.

Ernesto: Nuestra evolución corre paralela a la evolución del público y al igual que Roberto y yo evolucionamos con nuestra música, también vemos como el público, del que formamos parte a su vez, también va evolucionando y se va acercando a otras músicas y va buscando otras cosas que hasta ahora desconocía.

Roberto: Yo mismo lo hago, todo un determinado género musical, no te da tiempo a escucharlo todo, es así, no lo vas a escuchar entero, es imposible, no puedes, pero si lo vas a ojear. Hoy en día tienes esa posibilidad de ojearlo y decidir si te gusta o no.

Con aquello de internet también surge la gran herramienta del conocimiento, sobre todo en lo relacionado a instrumentos electrónicos, tienes una gran ventana para conocerlos y para aprender cómo hacer uso de ellos. Al afrontar la música desde un punto de vista totalmente alejado del académico, ¿pensáis que las sensaciones que se producen al crear son mejores o peores que desde un conocimiento musical de conservatorio?

Ernesto: Bueno, no hay una norma que delimite un único camino que sea el bueno. El mundo académico es necesario e importante también, de hecho nosotros, sin haber estudiado jamás en la academia, ensayamos y grabamos en un conservatorio porque tuvimos suerte y nos abrieron sus puertas, no venimos del mundo académico pero tampoco lo rechazamos. Por supuesto tenemos nuestra visión personal de cómo nos gustaría que fuese la academia, que pensamos que también necesita evolucionar, mejorar, experimentar y sobretodo crear más conservatorios y escuelas de música, porque eso es lo que este país necesita. Bueno, este país o este país de países para aclarar las cosas eh (risas). Y también nosotros, sin venir del mundo académico, a lo largo de nuestra andadura, algo fuimos aprendiendo de música, estas con un pie en un sitio y con otro pie en el otro. La línea que lo separa es muy delgada, es música y estamos ahí y aprendemos de ellos, no hay que rechazar ni un mundo ni el otro.

IMG_5780 max c

Fotografía: alberto Vázquez

A nivel de directo jugáis mucho con la vibración. ¿Es vuestra intención que la música se perciba de forma física en el cuerpo aparte de emocionalmente?

Roberto: Sí, creo que cuanto más se sienta mejor.

Ernesto: Sí, desde luego forma parte de la misma esencia de la música que tiene esa fisicidad, se transmite en el espacio por las ondas.

Roberto: Es algo que nos gusta. Cuando vas a un concierto de Sunn O))) lo percibes, nos gusta notar como se te mueven las orejas cuando tocan.

Ernesto: Es algo intrínseco la música, no sólo en Fasenuova, es la música en sí, es así y es algo que se utiliza de esa forma desde los primeros tiempos, desde la amplificación.

Tampoco se percibe igual una señal analógica que una digital, a nivel de frecuencias

Ernesto: Sí, pero bueno tampoco rechazamos lo digital, no somos unos abanderados de lo analógico.

Todas las máquinas que utilizáis en el directo son analógicas, ¿lo hacéis de la misma forma en el estudio a la hora de crear o grabar una canción o utilizáis medios digitales para coordinarlo todo mejor? ¿Qué opinión tenéis frente a todos estos programas? Interfaces MIDI y todas estas herramientas que facilitan en parte la creación.

Roberto: Claro, de hecho nunca hemos renunciado a utilizar un editor de audio digital, como muchas otras bandas. Bueno, hay gente, peña más sixtie que quiere grabarlo todo en analógico, en cinta, pero no es lo que buscamos nosotros.

Se os suele ver siempre en los mismos puestos de mando, es decir, Roberto al MS-20 y algún cacharro adicional, por decirlo de una forma más vulgar, y a Ernesto con la Roland TR-606, efectos, y demás sintes accesorios. ¿Es esta vuestra forma de  trabajar en estudio también o es distinta?

Ernesto: No, Roberto también se ha encargado de hacer muchos ritmos, igual que yo a veces sugiero cosas nuevas con el sinte, texturas diferentes… En el directo lo tenemos más separado porque cada uno tiene que tener un papel, no puedes hacerlo todo. Pero en definitiva no tenemos ninguna norma en el estudio que diga yo los ritmos y tú el sinte, es algo más libre.

También por eso partís de la improvisación, ¿verdad? ¿Qué os aporta la improvisación frente a otros métodos?

Roberto: Sí, eso es uno de los handicaps de no ser académico, o de no pertenecer al mundo académico, el no saber reflejar en un papel las ideas con un boli, de no saber escribir esa música.

Y las letras, ¿son algo preconcebido? ¿Vienen de una libreta en casa o son anotadas al mismo tiempo que llegan los sonidos? ¿Hay algún tipo de análisis de la sonoridad de cada palabra en relación a la música que estáis creando?

Ernesto: La letra nace a la vez que la canción. Luego todo esto es un proceso que requiere una reflexión posterior, pulir ciertos elementos, eliminar algunos… Pero lo básico sale en el momento de la creación

siempre

frame perteneciente al VIDEOCLIP de “siempre siempre”

¿Dentro de vuestras canciones hay cierta parte autobiográfica? Igual es cosa mía pero todas esas letras hablando sobre el club de noche, tirado en un sofá, los bailes, los trances contra el bafle, esas chicas o lugares tan enigmáticos como la casa del cuervo, que es un icono muy intrigante dentro de “Salsa de Cuervo” (Discos Humeantes, 2013). ¿Cuál es vuestra visión de lo que representan esas frases?

Ernesto: Es algo que responde a la descripción del entorno donde nacimos y crecimos, a las montañas, ese mundo donde vivimos siempre está ahí presente y jugamos con él y nos identificamos con él.

¿Es algo que marca vuestro carácter y queréis que se perciba en vuestra música?

Ernesto: Exacto, no censuramos esas realidades de nuestra vida y de nuestro entorno.

El baile y el trance que inducen esos ritmos repetitivos, ¿son para vosotros una puerta de entrada a otra realidad o una forma de despertar el subconsciente?

Ernesto: Es que la música tiene ese componente, pero no sólo la que hacemos Fasenuova, yo creo que la música tiene ese componente desde sus orígenes. La música siempre se consideró un medio de comunicación con el absoluto, ¿no? Nosotros somos materialistas, tampoco somos religiosos, pero esas ondas sonoras nos generan esas percepciones y siempre buscamos de forma indirecta el ir hacia el otro lado, al otro espacio distinto, realidad o como quieras llamarlo.

¿Buscáis despertar la parte más primitiva?

Ernesto: Yo no diría la parte más primitiva, nos buscamos el primitivismo.

Roberto: Es quedarte más en la esencia, tu cuando estás bailando no estás pensando en muchas más cosas, estás disfrutando. Alguien que está muy deprimido no puede bailar y si se pone a bailar se le quita la depresión, o eso o no baila.

Ernesto: Bailamos en su tiempo, cuando la música de baile llegó aquí y cualquiera que lo haya vivido sabe de lo que hablamos y de lo que se disfrutó bailando. Es un poco como buscar la libertad, todas esas cosas, esos elementos, esas ondas sonoras que golpean tu cuerpo y realmente te llevan a otro espacio y a otra dimensión, en realidad todo eso, más que algo religioso, es la búsqueda de la libertad.

Y ahora que habláis de plasmar la libertad y los valores que tenéis en ese sentido, lleváis unos años en el punto de mira, desde el éxito de “A la quinta hoguera” editado en 2011 por Discos Humeantes. ¿Supone esto una presión a la hora de afrontar este próximo disco que lleváis tiempo preparando?

Ernesto: No, personalmente este disco no lo afrontamos con presión, la única presión que siento en tal caso es que me quiero expresar y necesito hacerlo, la necesidad de expresarme, no podría contemplar otra.

Ahora que hablas de expresión, ya que estáis tan arraigados a vuestra tierra, ¿Nunca os habéis planteado hacer alguna canción, si no la hay, cantada en asturiano? ¿No habéis contemplado recuperar esa parte más tradicional dentro de la música experimental?

Ernesto: En nuestro caso utilizamos el asturiano a diario y estamos dentro del mundo de la reivindicación lingüística en muchas facetas de nuestra vida, desde las políticas hasta la conversación más cotidiana. Pero en mi caso concreto yo tengo un respeto demasiado grande con el asturiano y por eso hace muchos años elegí el territorio de juegos en el castellano como la lengua que de alguna manera yo exprimo y le pierdo el respeto., con el castellano trabajamos un poco perdiéndole el respeto, sin querer hacer de menos a una lengua tan bellísima como el castellano, pero el asturiano para mí es una lengua que me produce mucho respeto y no sé porque no me atrevo a jugar con ella como en el castellano como hacemos con Fasenuova, no tengo ese valor.

Durante el tiempo de silencio que guardasteis mientras componíais el disco poníais por Facebook algunos textos o versos de referencias tan variadas como como “Berenice” el cuento de Allan Poe, o un fragmento del poema de Percy Bysshe Shelley, “The Mask of Anarchy”, sobre la masacre de Peterloo. ¿Hay algún tipo de relación en esto con el nuevo disco o son simples divagaciones para compartir algunas lecturas del momento?

Ernesto: Pueden ser todas las cuestiones que durante esos meses de creación estamos compartiendo, viendo, pensando… Son como testigos, declaraciones de momentos de un pensamiento, que pueden o no tener un reflejo en el disco. Simplemente es dejar una constancia de por dónde pasó nuestra mente en esos momentos. Y también por las ganas de decir y de transmitir cosas que…

Roberto: Que te hace disfrutar y que te gustaría que los demás disfrutasen tanto como tú.

Ernesto: Claro, descubres un libro o un poema, o por ejemplo “Berenice”, esto me influyó y fue algo importante para mí. Reflejar tu interior y por donde pasa tu mente.

Y para finalizar, ¿qué es lo que empuja a Fasenuova, cuál es el motor que pone en funcionamiento toda esa maquinaria y esas ganas de crear?

Ernesto: Para mí es buscar un espacio de libertad en un mundo en el que realmente no somos libres, un mundo en el que necesitamos ese espacio.

Roberto: Sí, lo mismo.

Ernesto: Lo tenemos muy hablado y esto fue realmente el núcleo original cuando empezamos a hacer música juntos. Hacer algo en lo que nos sintamos libres en la vida.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s