Buio Mondo, el cuchillazo mental de “Italia Violenta”

Llegan desde Elche y Tarragona unos grandes aprendices del sonido Carpenteriano, Buio Mondo publican su primer largo, “Italia Violenta”, y lo hacen con una gran co-edición entre la que se hermanan sellos como Marchalenta Records, Nooirax Producciones, Hecatombe Records, Cosmic Tentacles, Odio Sonoro, Rufus Recordings y Sr. Nadie Subcultura Recordings.

0005146450_10

El vinilo de color verde freak es realmente maravilloso

Las texturas densas de “A mezzanotte mi prendo la tua carne” y sus ambientes oscuros remarcan la estética soundtrack que tiene la banda, muy afín al giallo, subgénero cinematográfico de las horror movies italianas de los 80. Un conglomerado ideal para poner en tensión hasta la última fibra de tu cuerpo. Rasqueos pesados y bajadas de tempo repentinas, sonido grave y brusco, hasta los riffs se hacen pesados y llegan a recordar al doom más vitaminado. Sintetizadores agudos y afilados como agujas abren las primeras notas de “Tutti i colori del sangue”. Un estilo old wave que rebosa una sorprendente visceralidad eléctrica de corte retrofuturista. Los arreglos de teclados exaltan e inducen a la locura y al mismo tiempo el bajo hipnotiza tu mente repitiendo esa escala de forma cíclica, una y otra vez, una y otra vez…

Un chirrido inquietante de una puerta y un grito femenino dan el pistoletazo de salida a la potente batería de “Una candela per il diabolo”, adereza la melodía una ácida y pegajosa línea de sinte. Las pocas voces que hay en el disco se presentan aquí filtradas para completar la melodía emulando ser otro teclado más que suma capas y retales a la composición. El tema rompe de lleno con el ambiente crispante creado por los dos cortes anteriores, cosa que quizás quede demasiado brusca en vez de seguir alguna línea más suave e imperceptible. Es en “Sette lame nell’oscurita” donde encontramos los pasajes más experimentales y ambientales de “Italia Violenta”, una bajada de ritmo que se adentra en el kosmiche y la estética sci-fi por lo general. Paisajes dibujados por las capas y capas de sintes modulados y unos ligeros arreglos de guitarra algo borrosos que giran en torno a la enorme figura de un planeta siniestro y desconocido.

“Omicidio sotto le luci al neon” es la encargada de cerrar el largo con una paleta de teclados mucho más luminosos que los anteriores, será por aquello de ir a juego con las luces de neón que comentan desde el título. Puede que esa luminosidad y esas notas nerviosas hagan referencia a la complicada tarea de afrontar el final de un filme al igual que se afronta el final de un disco. La canción permanece tranquila y en su línea, no se precipita en abalanzarse sobre ese golpe final que todo el mundo espera.  Justo en el momento en que todo parece acabar se avalancha un bajo ejecutado con una tremenda dejadez, acompañando a una batería mucho más extasiada y repleta de ecos. Nuevas capas de sintetizadores se incorporan, como una luz tenue que entra por la ventana después de la tormenta, todo para poner fin a esta primera entrega de Buio Mondo. Lo que han hecho no es ninguna obra maestra, pero lo han hecho con la ejecución más correcta, estas seis primeras canciones se han ganado la futura atención de muchas orejas. No les perdáis de vista porque las próximas entregas seguro que prometen.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s