Za!, Schnaak y La Orquesta del Caballo Ganador en 16 Toneladas

Después de escuchar las fantásticas opiniones de su fructuoso paso por SOS.4.8 y Primavera Sound, esta era una oportunidad que no había que dejar escapar, los Za! habían llegado a Valencia. Para la ocasión les acompañaban el dúo berlinés Schnaak y la mutante propuesta de La Orquesta del Caballo Ganador, el lugar la sala 16 Toneladas.

Llego a la sala donde ya se aprecia el cartel de la noche con letras retro de quita y pon, muy atractivo su estilo. Entro y por el momento nada en marcha, una de las leyes universales es que las bandas nunca empiezan a tocar en la hora exacta (excepto en los buenos festivales). La gente no se queja, con la excusa uno sale charla y fuma antes del comienzo. Todos los fieles que han acudido a la llamada del trueno andan algo desperdigados por la calle, entre latas y cigarros… Hasta el momento en que salien los Za! a la calle. Spazzfrica Ehd comienza a golpear a modo de batería un contenedor, el suelo y las paredes. Al otro lado de la calle Papa duPau atrae a la gente con esa trompeta, haciendo sonar notas de forma improvisada. Conforme se acerca la gente a la sala van entrando los Za!, detrás le sigue toda la muchedumbre (entre la que me incluyo, por supuesto) con prisas para no perderles de vista. Dentro de la sala empieza a sonar “Casamance Un: Voyage de Bugamaistah de la Casamance a ‘South East Asia” (muy breve el nombre). Impresionante el comienzo de este tema, superponiendo los samples de voces uno sobre otro hasta el momento de rotura con esa descarga de guitarras y batería. Ligado al final del tema llega el arpegio de guitarra con “Casamance Deux: Bugamaistah prend la conscience mystique du Gekko”.

16toneladas cartel

Como siempre uno está encantado con el sonido que ofrece el dúo catalán en directo. Las primitivas y nerviosas percusiones no cansan, se mezclan a su gusto presentando arritmia cuando lo desean, y a pesar de ello no dejan de sonar fantásticas. He oído en ocasiones a ciertas personas quejarse: “Pero si, Spazzfrica Ehd no toca la batería como se debe tocar, no lo hace cruzando los brazos… “; a esas quejas caprichosas y sin fundamento les digo en tales ocasiones “¿Sabrías diferenciar un sonido del otro con una venda en los ojos?”; y se hace el silencio.

Los arreglos en las guitarras igual te sorprenden con cuidadosos y agudos riffs que con una avalancha de acordes krautrock sin ningún orden impuesto. Todo se mezcla dando lugar a un conjunto que más de uno ha denominado entre sus líneas como una especie de free-jazz experimental. Yo personalmente no me aventuro a etiquetarlos dentro de ningún estilo concreto. Sería injusto y cruel utilizar ese simple par de términos para describir el sonido de Za!, ya que implica tantos estilos y grandes influencias. Para mí son un referente nacional muy a tener en cuenta. Nadie, repito nadie, es capaz de hacer lo que ellos hacen, de sonar como ellos suenan (si se demuestra lo contrario que alguien me lo haga saber, por favor). La conexión que hay entre los dos es extraordinaria, tanto en el directo como a la hora de componer, sus discos son una buena prueba de ello. La Pachamama les ha bendecido con mentes brillantes y un auténtico talento artístico para representar los sentimientos más puros en sonidos tan diferentes al resto.

Formato tema-saludo, tema-charla con el público, se les ve cercanos en todo momento. Mientras tanto se suceden los temas, “El Calentito” (completo), “Gacela Verde”; pertenecientes en su mayoría a “Wananai” (Gandula / Discoporate Records, 2013), su último largo que fue elegido nada más y nada menos que Disco Nacional 2013 por la revista Rockdelux. Bien merecido.

Aparece un tema nuevo, dedicado a un colega de la escena de Gijón, un poco referido a la manera de hablar de este en determinadas horas de la noche, “Hablas como Autechre”, brutal. Se deja sitio también para temas de su anterior disco “Megaflow” (Gandula / Discoporate Records, 2011) con temas como los que han abierto el concierto y “Calonge terrasa, Kalon-Jah! Tewra-ssah!”. Cierre experimental con “Tueste Natural” último corte del último LP. En medio de sala Papa duPau improvisa un “invento” para darle más distorsión al asunto. Esta pareja es sinónimo de recursos ante todo.

Tras un descanso empieza Schnaak, un dúo de Berlín que me deja bastante sorprendido (para bien) con su directo. Nadie los conocía y muy pocos los habíamos escuchado, en mi caso, poca cosa había pasado por mis oídos antes del concierto. Una curiosa mezcla de afrobeat experimental con percusiones exóticas y africanas. Salen de una caja de ritmos junto a un puñado de drones y puntuales melodías de sintetizador. Poca timidez la del dúo frente a un público extranjero para ellos. No se ve ningún rastro de descontento entre los asistentes. Incluso alguno vi llevarse más tarde algún que otro disco de los alemanes, buena compra en mi opinión, sin ninguna duda.

Cartel de: Clara Iris

Dejando de lado las emociones que nos han ofrecido Za! un rato antes, llega el plato fuerte de la noche. Mucho movimiento de montaje para organizar el escenario, La Orquesta del Caballo Ganador está a punto de empezar. Este proyecto de Fernando Junquera y Papa duPau representa una banda que se fundamenta en el más puro free-jazz. Un papel de director va rotando entre los diferentes miembros, los músicos han de interpretar los movimientos y gestos del director con sus instrumentos, por supuesto la cosa requiere una importante coordinación.

Presentación de la orquesta por parte de Fernando Junquera, y breve explicación para el público. Si, nosotros también acabamos participando en el sonido final de la orquesta, lanzando gritos cerveceros al aire, emitiendo tonos de voz constantes o agitando las llaves. Un gran espectáculo donde todo surge y desaparece, nada se vuelve a repetir. Diversión junto a ritmos y melodías frutos de la actitud y precisión de los miembros. Que os diré, que con un bajo, dos baterías y una guitarra se nos pasó el concierto volando. Un paraíso sonoro que iba cambiando de ambiente y lugar a su antojo.

Si amigos, podría haber grabado ciertas cosas, como la entrada improvisada de Za! a la sala, algún fragmento de La Orquesta del Caballo Ganador… Pero esos son momentos que uno prefiere recordar simplemente. Quién quiera ver o sentir algo parecido, que se busque las castañas para ir a un concierto de Za!, Schnaak o La Orquesta del Caballo Ganador. Al fin y al cabo sabéis de sobra que son citas ultra recomendables. Y otra cosa más: ¡Hay que apoyar la escena señores! Que a los festivales vamos todos y después la salas están vacías. Y por grupazos no será.

Por último unos agradecimientos a la buena gente de La Cúpula del Trueno, que sigue montando estos conciertos de tan buen calibre, trayendo a grandes bandas a tocar por aquí. ¡Vosotros dais vida a la escena!

Un pensamiento en “Za!, Schnaak y La Orquesta del Caballo Ganador en 16 Toneladas

  1. Pingback: Deleste 14, en lo alto y subiendo… | Hervir un Indie

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s